10.8 C
Rawson
lunes, 17 junio, 2024

La deuda de los ayuntamientos: del agujero de Vallada o Navajas a los 4.800 municipios con deuda cero

Al cierre de 2021, cada uno de los 3.065 vecinos del municipio valenciano de Vallada tenía una deuda de 9.122 euros. No la suya propia, sino la de su ayuntamiento. Situado a unos 90 kilómetros de la capital autonómica, el consistorio lleva años repitiendo entre los más endeudados por habitante de España. Su historia es una más de la época del ladrillo, de suelos expropiados y proyectos faraónicos que acabaron vaciando las arcas públicas y haciendo crecer las deudas. Fernando Giner, alcalde del PP, quiso construir primero un complejo naval en esta ciudad de interior que después reconvirtió en un parque logístico y empresarial. Valpark era “una apuesta segura” que iba a generar “suculentos beneficios”, según dijo. La crisis de 2008 dejó a Vallada con más de un millón de metros cuadrados de suelo expropiado al que no le salían compradores.

En 2015, Giner perdió una alcaldía que su partido ostentaba desde hacía un cuarto de siglo. La participación fue altísima y el PSOE logró una mayoría absoluta que mantuvo en los pasados comicios de 2019. Era el castigo de los valladinos a una gestión que los había enterrado en deudas. La alcaldesa, María José Tortosa, centró sus esfuerzos en aliviar los números rojos y dar salida al descampado que un día iba a ser un parque empresarial. Dos legislaturas después, parece que ha conseguido una de las dos cosas: el terreno se ha reparcelado y el proyecto de Valpark está de nuevo activo, pero Vallada sigue siendo el municipio con más deuda por habitante de España.

Pese a que la deuda del conjunto de las entidades locales ha crecido por primera vez en una década (ha pasado de 21.945 millones de euros a 22.068), han sido las diputaciones, cabildos y consejos insulares los que han empujado el dato, y no los ayuntamientos. La deuda viva de estos últimos —pagos pendientes de amortizar y los intereses generados por éstos— ascendió en 2021 a 17.324 millones de euros. La cifra tocó techo en 2012, cuando alcanzó los 35.290 millones de euros. Estalló la burbuja y el pasivo fue cayendo, y desde entonces no ha dejado de hacerlo, ni siquiera en tiempos de pandemia. Ayudó la Ley de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera aprobada en 2014, que obliga a los consistorios con superávit a destinarlo a amortizar la deuda. De hecho, entre 2013 y 2014 se produjo la mayor caída.

Son 4.814 municipios de los 8.131 de España, casi el 60%, los que cerraron 2021 sin deuda financiera. Al otro lado de la tabla, sin embargo, los sigue habiendo que, como Vallada, siguen sin terminar de salirles las cuentas.

Deudas históricas que siguen creciendo

El segundo municipio con la deuda per cápita más alta, 7.692 euros por habitante, tiene una historia parecida. Navajas, en Castellón, la arrastra desde hace una década. Con apenas 750 habitantes empadronados, su población se multiplica por cuatro cuando llega el turismo de verano. Hasta 2015, gobernaba el PP. El alcalde, José Vicente Torres, fue suspendido de militancia cuando lo investigaban por prevaricación y dimitió poco antes de los comicios. Sus construcciones al calor del ladrillo valenciano y una deuda que no hacía más que crecer acabaron dando el poder a ‘Alternativa por Navajas’, que volvió a ganar en 2019. Nada de eso ha impedido que siga en los puestos más altos de endeudamiento por habitante de los municipios de España. Para 2022, el consistorio ha recibido subvenciones del gobierno autonómico para amortizar pagos pendientes.

La medalla de bronce se la lleva el municipio gaditano de Los Barrios. Sus 23.983 vecinos deben de media 7.320 euros. La deuda total es de 175,5 millones de euros, una cifra similar a los 176,3 millones de Córdoba, con 13 veces más habitantes. Hay en medio varios casos de corrupción y una etapa larga de los socialistas en el consistorio en la que se acumularon las deudas. Varias de las empresas públicas quebraron en medio de presuntas irregularidades; entre ellas, la que gestionaba los tributos municipales y que contaba con los dos exalcaldes del PSOE como consejeros. También hay procedimientos judiciales pendientes de convenios urbanísticos de años atrás. Cuando en 2011 los socialistas perdieron el consistorio, lo heredó el alcalde del Partido Andalucista, Jorge Romero, tras un pacto con el PP. Romero volvió a presentarse en 2019 como número tres de la lista de 100×100 Los Barrios. Pero la condición que pusieron en Ciudadanos para apoyar al gobierno de 100×100 y el PP fue que Romero desapareciera de la ecuación. “Este pueblo tiene 300 años de historia y se va a llevar casi otros 300 pagando lo que debe”, dijo el actual regidor, Miguel Alconchel, en una entrevista en la Voz de Cádiz.

Madrid: la deuda más alta pero también la más poblada

Noticias relacionadas

De los 17.324 millones de deuda que acumulan los consistorios, casi el 10% corresponde a uno solo de ellos. El Ayuntamiento de Madrid tiene un pasivo de 1.679 millones de euros: es la cifra más alta, pero también es el municipio con más habitantes. Feudo histórico del PP, un punto fuerte durante la campaña con la que Manuela Carmena se hizo con la alcaldía en 2015 fue la promesa de reducir la deuda, que en 2014 rozaba los 6.000 millones de euros. Como ella, los llamados “alcaldes del cambio” —marcas vinculadas a Podemos que vencieron en algunos de los consistorios más importantes de España— centraron gran parte de su gestión en sanear unas cuentas que a menudo habían copado los titulares de los diarios. Ahora la capital está de nuevo en manos del PP, y su alcalde, José Luis Martínez Almeida, también saca pecho de haber mantenido esa senda de amortización. Sin embargo, los datos de cierre de 2022 de los que ya dispone Cibeles elevan la deuda a 1.738 millones, lo que supone que crecerá en lugar de disminuir por primera vez en una década.

La otra deuda financiera más abultada es la de Jerez de la Frontera, y el número de habitantes no ayuda sin embargo a darle explicación. Con 918,4 millones de euros, 118 millones más que en 2020, supera incluso a Barcelona (817,5), pese a que tiene ocho veces menos población que la capital catalana. El pasivo del ayuntamiento gaditano crece desde 2015 porque sigue solicitando líneas de crédito del fondo de ordenación para pagar facturas a proveedores, refinanciar préstamos o hacer frente a sentencias judiciales. Unas causas que suenan habituales entre los municipios que acumulan más deuda.

ÚLTIMAS PUBLICACIONES
Relacionadas