10 C
Rawson
domingo, 16 junio, 2024

Pavas con doble fondo, falsas embarazadas, pendrives escondidos en la boca o en carne congelada: el explosivo informe judicial sobre los narcos presos hoy

La Procuraduría de Narcocriminalidad (PROCUNAR) elaboró un nuevo informe sobre los delitos que los líderes narco cometen desde las cárceles federales. Al igual que en los tres años anteriores, durante el gobierno de Alberto Fernández, se volvió a detectar que siguen operando desde establecimientos penitenciarios. La implementación del Protocolo de Presos de alto riesgo expuso nuevas modalidades de los narcos para vulnerar el mismo: ollas con dobles fondos, mujeres que simulaban embarazos, artefactos con compartimientos ocultos para esconder celulares, triangulación de comunicaciones.

“Pese a encontrarse privados de la libertad cumpliendo condenas o prisiones preventivas, continúan liderando sus estructuras criminales”, indica el documento que la Procuración General de la Nación -a cargo de Eduardo Casal- elevó a Julián Curi, director del Servicio Penitenciario Federal (SPF). Bajo su gestión y por orden de la ministra de Seguridad -de quien dependen ahora las cárceles federales-, se puso en marcha un protocolo para presos de alto riesgo que comienza a revertir ciertas conductas, pero los narcos avanzaron con nuevas metodologías observadas por la PROCUNAR, dirigida por el fiscal Diego Iglesias.

El informe, al que accedió Clarín, fue elaborado de forma conjunta en el marco de la Mesa de Trabajo del Ministerio Público Fiscal, e identifica los factores que facilitan o promueven el despliegue de maniobras narcocriminales planificadas o llevadas a cabo desde los establecimientos penitenciarios.

Al igual que los últimos tres años -desde que se confeccionó el primer informe- la PROCUNAR realiza estos estudios intramuros. La primera de las conclusiones es que la gestión de Alberto Fernández no hizo nada ante las diversas observaciones realizadas por la Procuración, lo que permitió la continuidad de delitos que líderes narco cometieron desde las unidades penitenciarias.

«Pese a encontrarse privados de la libertad cumpliendo condenas o prisiones preventivas, continúan liderando sus estructuras criminales, mediante la planificación, coordinación y control de actividades delictivas desde el interior de los establecimientos penitenciarios en los que se encontraban detenidas”, concluye el informe.

Las nuevas tácticas de los narcos presos

A la hora de dar cuenta del estado de situación hasta marzo de este año, se indicó que más allá de los esfuerzos realizados por los distintos organismos involucrados durante los últimos meses, “se han advertido nuevas tácticas para sortear las limitaciones impuestas sobre las comunicaciones”. Las nuevas prácticas, según explicaron fuentes judiciales a Clarín, buscan “vulnerar el Protocolo puesto en marcha bajo la actual gestión”.

Por un lado, explicó la PROCUNAR, en las prisiones se detectaron teléfonos celulares que son ingresados mediante visitas, encomiendas o “con connivencia penitenciaria”.

También se advirtieron formas de incluir en las conversaciones “con líneas permitidas a otras líneas (y personas) con quienes no tiene autorizado comunicarse”.

La realidad es que los líderes narco continuaban comunicándose con personas de sus organizaciones que se encuentran fuera de las instalaciones penitenciarias, “que ejecutaban, bajo sus directivas, diferentes maniobras de tráfico ilícito de estupefacientes y otros delitos conexos”.

Bajo la administración de La Libertad Avanza, el Servicio Penitenciario Federal (SPF) quedó bajo la órbita del Ministerio de Seguridad que conduce Patricia Bullrich. El informe destaca que en estos meses se comenzaron a adoptar medidas tales como el Sistema Integral de Gestión para Personas Privadas de la Libertad de Alto Riesgo. “Esto significó una mejora para el abordaje del problema puesto que no se requiere solicitar medidas específicas desde el sistema de justicia en cada uno de los casos, sino que una vez clasificadas las personas detenidas como “alto riesgo”, se disponen las acciones pertinentes”, explicó la PROCUNAR.

Ollas con doble fondos y falsas embarazadas

Las nuevas tácticas de los narcos fueron detectadas con la puesta en funcionamiento de la Dirección de Análisis de Información Penitenciaria y el Departamento de Investigación Judicial, ambas dependencias creadas en el último tiempo en el ámbito de competencias del SPF.

El informe judicial explicó que por ejemplo los presos lograron hacerse de celulares gracias a artilugios como un doble fondo en una olla en el que escondieron un aparato. La PROCUNAR analizó una conversación telefónica donde incluso dan instrucciones para la confección de este truco y cómo sortear los controles.

Otra forma de superar los controles penitenciarios es a través de las visitas: “existe evidencia de esto en una gran cantidad de comunicaciones en las que se escucha cómo planifican la confección de elementos para esconder los teléfonos y meterlos en la instancia de visita”, indica el informe remitido a las autoridades del SPF.

Otro dato relevante es cómo los narcos organizan visitas con personas que portan los equipos: “utilizan las denominadas ´ranas´, término utilizado por las personas privadas de su libertad en referencia a mujeres que conocen presos por redes sociales o chats telefónicos y deciden concurrir a visitarlos al penal, por lo que ese encuentro probablemente sería utilizado para ingresar elementos o sustancias prohibidas. En algunos casos esta visita se paga”, detalla el documento.

En las investigaciones internas se observó que también hacían ingresar a mujeres que simulaban estar embarazadas para sortear el control con rayos X.

En las conversaciones intervenidas se destaca la charla de los hermanos Cantero -líderes de la temible banda Los Monos- con personas fuera de la cárcel. En esas charlas piden a su gente, extramuros, una visita para ingresar cosas: “dijo que necesita que sea “sí o sí embarazada” y pidió que hable con una mujer para que lo visite para llevarle “cosas” y comentó pormenores de los controles para el acceso al sector de visitas, pero que si lleva la documentación de respalde un embarazo no sería sometida al scanner. Agregó que si quiere ir a verlo una vez y luego en la segunda ocasión “lo lleva”.

Después hablan de que “la chica que se ocuparía de hacerle llegar los elementos tiene “los papeles de embarazada pero que no estaba embarazada”.

Las encomiendas también son utilizadas por los narcos, con artefactos “con compartimientos ocultos (encomiendas) confeccionados en miras a esconder elementos no permitidos, entre ellos los teléfonos celulares”.

Los Cantero también protagonizan la conversación que da instrucciones al respecto. Lucho Cantero habla con una persona fuera de la cárcel y le dice: “el termo, los termolares, están especiales porque le hacemos un forro por dentro de un… corte un, como medio parecido al Telgopor viste, pero es como una goma espuma, está envuelto de aluminio, lo envolvemos por dentro de aluminio y en la tapa de abajo, hacerle el maneje ¿entendes?”.

Lucho luego consultó por la pava, y el sujeto dijo “y la de la pava, también estaría bueno hacerle un doble fondo por dentro de la pava”. La charla telefónica de Lucho Cantero con alguien que está fuera de la prisión sigue: “escucha, deciles que tiene que ser así mirá, tienen que traer una pava viste, y que yo la pueda desarmar acá, así porque me la traen en visitas y yo la meto en la visita y después me la traigo yo para acá decile, la tengo que desarmar yo”.

Esto -explica la PROCUNAR- “se corroboró más tarde, en tanto el detenido mencionó que “le entregaron la encomienda” y que “lo desarmaron” para “sacarlo cuando vuelva la visita” y “volver a entrar”.

Connivencia del personal penitenciario

La posible connivencia del personal penitenciario con los narcos presos vuelve a ser mencionada en el informe. Otra forma para “mover” elementos (equipos telefónicos y estupefacientes) dentro del penal es “mediante la complicidad del personal penitenciario o de otros detenidos”, señaló la Procuraduría Narcocriminal.

Celulares extremadamente pequeños “sólo para mensajes y llamados”, que entran en la palma de la mano, o pendrives en el interior de la boca, son parte de los artilugios utilizados para evitar que en las requisas les secuestren los artefactos electrónicos. Y una particular sugerencia de uno de los narcos: “agarra unos pedazos de carne, congelalos re bien, pero bien congelados y mételo ahí adentro… si sabés lo que tienen que renegar ellos para descongelarte un coso, tienen que ir con un martillo monchito y darte martillazos darle”, explicó Guille Cantero.

Triangulación de llamadas para ordenar asesinatos

Con estos primeros resultados obtenidos, se recomienda “reforzar el alcance de las medidas previstas en el Sistema Integral en relación al control de las comunicaciones”, ya que a lo largo de las 26 páginas del documento se citaron varios ejemplos donde se detectaron delitos cometidos desde las cárceles a través de las comunicaciones que los líderes narcos mantienen con integrantes de sus organizaciones.

“Pese a los avances realizados por las autoridades del Ministerio de Seguridad y del SPF, las recomendaciones emitidas y las resoluciones judiciales favorables en relación a la implementación de las medidas de seguridad complementarias y específicas, existen indicadores que demuestran que la situación se mantiene”, es una de las primeras conclusiones del informe.

Otra nueva táctica por parte de los presos acusados por narcotráfico es la triangulación de las comunicaciones, que consiste en agregar personas a las conversaciones telefónicas, a través de una opción predeterminada con la que cuentan los teléfonos celulares, que permite sumar contactos. Esto lo realiza la persona que recibe la llamada desde su propio dispositivo celular: “Se trata de un mecanismo digital por el cual es posible agregar interlocutores a la comunicación”.

Los narcos presos sólo pueden comunicarse a través de la línea fija de uso compartido, con abonados previamente autorizados por la Coordinación del Sistema Integral de Gestión para Personas Privadas de la Libertad de Alto Riesgo del SPF. “Mediante esta táctica logran comunicarse con personas con las que no tienen autorizado comunicarse. Esta forma de evadir los controles penitenciarios permite que, una vez iniciado el llamado, el contacto habilitado una a otras personas a la comunicación y así se comunican con personas excluidas del listado de contactos autorizados”.

Lo que suma gravedad a esta estrategia es que en esas conversaciones trianguladas se registraron amenazas de diversa índole “dirigidas especialmente a operadores del sistema de administración de justicia y a otras personas vinculadas a la investigación, así como también se detectaron indicaciones para que se lleve adelante el homicidio de una persona”.

Una vez más, como en los informes anteriores, la Procuraduría señaló que las comunicaciones telefónicas a través de equipos o terminales móviles están prohibidas por ley. Por este motivo, se indicó, “es urgente que los establecimientos penitenciarios dependientes del SPF cuenten con bloqueadores e inhibidores de frecuencia”.

Recomendaciones ante un problema de larga data

Hay que recordar que, ante cada informe que confecciona la Procuraduría a cargo de Diego Iglesias, el Procurador General de la Nación, Eduardo Casal, elevó cada informe al Ministerio de Justicia, de quien hasta el cambio de gestión dependía el Servicio Penitenciario Federal.

Las recomendaciones suelen reiterarse, aunque ahora confían en que tendrán mejor receptividad por parte de las autoridades de Seguridad: el cumplimiento a la prohibición de las comunicaciones telefónicas; la instalación inhibidores de señal telefónica en los pabellones en que se alojen los líderes narcos; el estricto cumplimiento de las medidas de tenencia y custodia de objetos no permitidos. También se aconseja el fortalecimiento y ampliación de la periodicidad de las inspecciones o requisas.

ÚLTIMAS PUBLICACIONES
Relacionadas