10 C
Rawson
domingo, 16 junio, 2024

Martín Demichelis, su primer Superclásico como DT, su historia ante Boca y la noche que persiguió a Riquelme por toda la cancha

A los 42 años, Martín Demichelis vive el gran sueño de su vida luego de haberse retirado como futbolista: ser técnico de River. Está en el lugar que deseaba desde que empezó a hacer el curso de entrenador y a dirigir a las divisiones formativas del Bayern Múnich. Y ahora, se encuentra ante el partido más esperado. Micho afrontará el domingo en el Monumental su primer Superclásico.

Y es una prueba importante. No solo porque los partidos contra Boca marcan, sino porque River llega al encuentro ante su eterno rival en una situación insospechada hace apenas una semana, con un golpe duro en la Copa Libertadores, donde fue goleado 5 a 1 por Fluminense en Brasil.

Por eso, ante el primer revés importante desde que asumió como entrenador Millonario, Demichelis, además del trabajo futbolístico y táctico diario, apuntó en las últimas horas a tener charlas profundas con sus jugadores con la intención de levantarles el ánimo rápidamente.

Según pudo averiguar Clarín, hubo autocrítica, se repasaron los errores, y se comprometieron a redoblar esfuerzos para no bajar la intensidad y no perder la concentración en momentos claves para que no vuelva a suceder lo del martes en el Maracaná.

Martin Demichelis no la pasó bien en Río de Janeiro. Foto: REUTERS/Ricardo Moraes.

Martin Demichelis no la pasó bien en Río de Janeiro. Foto: REUTERS/Ricardo Moraes.
Así y todo, River sigue siendo líder –con 34 puntos- de la Liga Profesional, en la que ganó once partidos, empató uno y perdió dos, es el equipo más goleador del certamen con 25 goles y uno de los que menos tantos recibió (6), le lleva 6 puntos a su escolta, San Lorenzo y 16 a su rival del domingo, Boca.

Entonces, con la intención de sacar afuera el fuego sagrado en el Superclásico, el mensaje de Demichelis hacia su plantel también fue direccionado a lo bueno que el equipo viene construyendo en la Liga y que por algo hubo tantos elogios en las últimas semanas.

Para Micho será su primer Superclásico como entrenador y ahora de traje y parado del otro lado de la línea de cal vivirá sensaciones que no tiene desde hace 20 años, cuando jugó su último encuentro ante Boca con la banda roja sobre el pecho.

Como su venta al Bayern Munich se dio rápida, a menos de dos años de su debut en Primera, Demichelis jugó apenas tres Superclásicos oficiales. El primero de ellos fue el 10 de marzo de 2002 en la Bombonera, cuando el equipo dirigido por Ramón Díaz goleó al del Maestro Tabárez por 3 a 0, la tarde de la vaselina de Ricardo Rojas. El actual entrenador Millonario ingresó a los 22 minutos del segundo tiempo en lugar de Víctor Zapara.

Andrés D'Alessandro, Micho y toda su felicidad, la tarde de

Andrés D’Alessandro, Micho y toda su felicidad, la tarde de «la vaselina» de Ricardo Rojas, en la Bombonera.
Más de siete meses después, el 27 de octubre de 2002, en su segundo Superclásico oficial, Demichelis no pudo volver a festejar ya que River (dirigido por Manuel Pellegrini) cayó 2-1 (dos goles del Chelo Delgado para el Xeneize y Esteban Fuertes había igualado transitoriamente para el local) ante Boca en el Monumental.

Y el tercero y último lo jugó el 1 de junio de 2003, en la Bombonera, y no le quedó un buen recuerdo porque fue expulsado a los 36 minutos del primer tiempo por Héctor Baldassi, luego de que Guillermo Barros Schelotto simulara una infracción que el árbitro compró y le sacó la segunda amarilla al marcador central. River ganaba 2 a 0 pero Boca lo levantó y terminó igualado 2 a 2.

Micho salta con el Chelo Delgado, figura del clásico que ganó Boca en octubre de 2002.

Micho salta con el Chelo Delgado, figura del clásico que ganó Boca en octubre de 2002.
No fueron, de todos modos, los únicos clásicos que Demichelis jugó. También lo hizo en otros cuatro, de carácter amistoso. Y el primero de ellos, en el que hizo el debut ante Boca, casi cinco meses después de haberse estrenado en Primera, dejó una particularidad: le hizo marca hombre a hombre a Juan Román Riquelme.

A los 21 minutos del segundo tiempo, en el Mario Kempes de Córdoba, donde se jugó aquel amistoso de verano, el 30 de enero de 2002, el cual River ganó 1-0 con gol de Fernando Cavenaghi, Ramón Díaz mandó a Micho al campo de juego por Guillermo Pereyra para jugar como volante central (su puesto antes de convertirse en zaguero) y le ordenó perseguir al actual vicepresidente de Boca.

Demichelis, expulsado en la Bombonera. Foto: DYN/TONY GOMEZ.

Demichelis, expulsado en la Bombonera. Foto: DYN/TONY GOMEZ.
“‘Pibe, olvidate de la pelota y de todo’, me dijo Ramón. Cuando entré, a Riquelme lo molestaba, lo soplaba, le hablaba… Terminó el partido, quedamos cerca y le tiré la mano, pero me miró, ni siquiera me contestó y no nos saludamos”, contó Demichelis en algunas entrevistas antes de convertirse en técnico de River.

Lo curioso fue lo que sucedió tiempo después cuando se reencontraron en una concentración de Argentina. “En una de mis primeras citaciones a la Selección, un día Román me llamó y me dijo ‘vení, pibe’ y me hizo contarles a todos los compañeros los empujones y las cosas que le había hecho en aquel partido para ponerlo en dificultades. Se acordaba como si tuviera una computadora en la cabeza”, narró Demichelis.

Demichelis y Riquelme, buena onda como compañeros de la Selección Argentina. Foto: EFE.

Demichelis y Riquelme, buena onda como compañeros de la Selección Argentina. Foto: EFE.
Además de aquel partido en Córdoba, el ex defensor también jugó otros tres amistosos ante Boca. Uno fue el 15 de junio de 2002, en Miami, en el que Micho fue titular en la victoria de River por 2 a 1. El otro el 25 de enero de 2003 en Mar del Plata, en el que también arrancó desde el inicio y jugó todo el partido. Terminó 0-0 y en los penales –Micho desvió el suyo- Boca venció por 5 a 4 y el restante, dos semanas más tarde (el 7 de febrero de 2003), en Mendoza, donde igualaron 3 a 3 y el Xeneize triunfó 5-3 desde los doce pasos.

El próximo capítulo comenzará a escribirse el próximo domingo, desde las 17.30 horas, en el estadio Monumental.

ÚLTIMAS PUBLICACIONES
Relacionadas