3.5 C
Rawson
martes, 25 junio, 2024

Un agónico doble de Derrick White le permitió a Boston forzar el séptimo juego de la final del Este ante Miami

un-agonico-doble-de-derrick-white-le-permitio-a-boston-forzar-el-septimo-juego-de-la-final-del-este-ante-miami

Los Celtics, que venían de perder los tres primeros partidos de la serie, la empataron 3-3 con un ajustado triunfo por 104-103. El lunes se conocerá al rival de Denver en las Finales de los Playoffs de la NBA.

Un doble agónico de Derrick White, con la luz del tablero encendiéndose sobre su cabeza en el momento en que realizaba el disparo ganador, le permitió a Boston Celtics imponerse como visitante por 104-103 ante Miami Heat y lograr lo que hace unos días parecía imposible: forzar el séptimo juego de la final del Este, después de perder los primeros tres encuentros.

El 9 de Boston apareció en la última jugada de un partido electrizante para corregir un intento de tres puntos de Marcus Smart que rodeó el aro, no sin suspenso, y sumar las dos unidades que su equipo necesitaba para quitarle de las manos a los Heat el boleto hacia las Finales de la NBA, donde aguarda Denver Nuggets, campeón de la Conferencia Oeste.

Al igual que gran parte de las acciones que transcurrieron en un cierre de partido frenético, la jugada presentó una buena cuota de suspenso. White estaba convencido de que había convertido antes de la chicharra y no dudó en realizar los ademanes para que eso quedara claro. Mientras, los jueces, que venían de tomar una decisión importante en la jugada anterior en la que Jimmy Butler había puesto en ventaja parcialmente a Miami, deliberaban en el centro del campo de juego.

Finalmente, la resolución fue favorable para Boston, cuando los jueces determinaron que el balón salió de las manos de White, en su intento ante Max Strus, antes que el reloj llegara a cero. Los Celtics obtenían así una oportunidad más de seguir en carrera en los Playoffs y de romper con un maleficio histórico para los conjuntos que comenzaron una eliminatoria de postemporada perdiendo los primeros tres encuentros.

Un cierre electrizante

Boston estuvo en ventaja durante gran parte del encuentro, pero a falta de 7.55 para la finalización del último parcial apareció Jimmy Butler para corregir un disparo errado por Duncan Robinson y adelantar a Miami, algo que no ocurría desde el primer cuarto, con un 83-82.

Boston reaccionó rápidamente y se recuperó con acertadas intervenciones de Jaylen Brown. Así, pasó al frente 95-88, con 5 minutos por delante. Luego los Celtics estiraron la ventaja y la llevaron a 10 unidades después de una acción inteligente de Marcus Smart, quien encestó un doble y agregó un punto más desde la línea de libres.

Sin embargo, Miami no estaba dispuesto a rendirse en una noche electrizante. Con poco menos de un minuto de juego por delante, otra gran acción de Butler dejó a los Heat solo una unidad por debajo de Boston, que luego se puso 102-100 con un libre de Smart.

La infartante definición tenía un par de capítulos más por delante. Jimmy Butler estaba por realizar un intento de tres puntos cuando fue interceptado por Horford. La tensión se fue por las nubes en el Kaseya Center cuando los árbitros sancionaron una infracción y le permitieron al alero de los Heat convertir sus tres libres para darle la ventaja otra vez a su equipo.

Quedaban apenas 3 segundos en el reloj cuando Smart realizó el que parecía ser el último intento de la noche. El balón no ingresó, pero allí apareció White, oportunista, para sellar la victoria agónica de Boston.

Los equipos que llegaron a un séptimo juego tras remontar un 0-3

Solamente en tres oportunidades se produjo la remontada parcial que concretaron esta noche los Celtics, al forzar el séptimo juego de una eliminatoria de Playoffs de la NBA después de ir perdiendo por 3-0.

El primer antecedente se dio en la temporada 1950-51, cuando New York Knicks alcanzó la final frente a Rochester Royals, pero cayó en los primeros tres juegos.

Debieron pasar 43 años para que se repitiera ese escenario. En la temporada 1993-94, fueron los Denver Nuggets, finalistas de la presente edición de los Playoffs, los que comenzaron con tres derrotas las semifinales del Oeste frente a Utah Jazz y luego la emparejaron.

El último caso tuvo lugar en 2002-03 y fueron los Portland Trail Blazers los que nivelaron la serie de primera ronda ante Dallas Mavericks.

Esas tres remontadas, de todas maneras, no tuvieron finales felices para los equipos que remaron las series desde atrás, porque luego cayeron en los respectivos séptimos juegos.

Este lunes, Boston intentará echar por tierra esa tendencia, con un dato alentador para sus pretensiones: a diferencia de las anteriores ocasiones, el juego decisivo lo afrontará como local en el TD Garden.

Si finalmente vence a Miami, entrará en la historia al romper el récord de 150 intentos fallidos en la historia de la NBA en dar vuelta un 0-3 de postemporada.

Mientras, Denver Nuggets continúa esperando una definición en la final del Este para conocer el rival al que enfrentará en busca de su primer anillo de campeón.

ES

ÚLTIMAS PUBLICACIONES
Relacionadas