12.3 C
Rawson
lunes, 17 junio, 2024

Masters 1000 de Roma: Etcheverry quiebra a Djokovic y se ilusiona en su cruzada para recortarle puntos en su peculiar mano a mano

Tomás Etcheverry está este viernes ante uno de los mayores retos que puede encarar un jugador de tenis: enfrenta a Novak Djokovic, ganador de 22 Grand Slams y una de las mejores raquetas de todos los tiempos. El platense, 61° del ranking, y el serbio chocan por la segunda ronda del Masters 1000 de Roma, en el que Nole defiende el título que conquistó el año pasado. Sabe el argentino que el desafío es enorme, pero ya avisó que saldrá a dar pelea y, sobre todo, a disfrutar de un encuentro que viene esperando desde hace mucho. Por ahora, luego de un primer set muy reñido, manda el uno del mundo por 7-6 (5).

Etcheverry sorprendió en el primer game al quebrar el servicio de Djokovic, que viene de una no tan larga inactividad. Y ratificó la ventaja al sostener, con algo de trabajo, su saque. Recién en el tercer juego Nole pudo empezar a sumar, pero el platense siguió gestionando la ventaja para quedar 3-1 arriba en el marcador.

Enseguida, el número uno del mundo volvió a acercar diferencias y le devolvió la presión al argentino. Y siguió presionando en el turno del servicio de Etcheverry, que dilapidó tres oportunidades para cerrar el juego y, luego de una doble falta y de una bola larga, terminó cediendo su saque para que el set quedara equilibrado 3-3. Y el serbio, un poco ofuscado con la excesiva cantada de polvo de ladrillo que hay en la cancha, encendió los motores. Así fue cómo sin demasiados preámbulos sostuvo su saque para pasar al frente en el marcador por primera vez en la tarde romana.

Sin embargo, lejos de apagarse, el argentino reseteó su cabeza y volvió a sostener su servicio para poner la chapa cuatro juegos por lado. Dispuesto a no regalarle nada al europeo, Tommy se mostró dispuesto a responder el juego palo a palo que le propuso su laureado rival, quien hizo pesar su mayor consistencia para volver a adelantarse en la chapa y quedar 5-4.

El décimo game colocó a Etcheverry en la cornisa. Un error no forzado le hizo correr desde atrás, pero un ace sirvió para equilibrar la historia. Por un rato. Es que otro error del argentino y un revés paralelo de Nole le entregaron dos sets points. Los desactivó Etcheverry con dos muy buenos primeros saques. Una bola ancha de Djokovic y un dropshot que cerró con una volea lo ayudaron para poner el 5-5.

Lejos de desmoronarse por las ocasiones perdidas, el serbio volvió a adelantarse en el marcador para quedar 6-5 y devolverle la presión al argentino con un game de saque casi perfecto. Eso sí, en el medio, el serbio, que se tocaba la zona abdominal continuamente, tomó una pastilla que le acercó uno de sus asistentes.

Djokovic tuvo que esforzarse para cerrar el primer set. Foto: AFP

Djokovic tuvo que esforzarse para cerrar el primer set. Foto: AFP
En ese contexto, Etcheverry tuvo el servicio para llevar el primer capítulo al serbio y cumplió con su cometido. Se puso rápido 40-0, no pudo desactivar una devolución majestuosa de su rival, pero un smash después de una corrida hacia la red, le permitió llevar el set inicial al desempate.

Arrancó bien la historia para el argentino con un miniquiebre. Y siguió mejor con un ace a la T -el tercero del parcial-. Ni que hablar cuando contuvo los embates de Djokovic hasta que el máximo ganador de Grand Slams la tiró ancha otra vez. Tres a cero y sorpresa en el Foro Itálico.

La seguidilla se cortó con un buen servicio de Nole que le facilitó todo y, acto seguido, con un buen ángulo sacó de la cancha a Tommy para acercarse. Y justo antes del cambio de lado, Etcheverry la tiró larga para que su rival emparejara el tiebreak. ¿Se bajoneó? Nada de eso, el argentino jugó un puntazo, aguantó y volvió a pasar al frente por 4-3. Ni que hablar cuando un revés cruzado del europeo voló y voló para que otra vez sumar un miniquiebre. Revivió Nole gracias a una derecha tardía que se le fue ancha, apenas, a Etcheverry.

Etcheverry dio todo en un primer set muy reñido. Foto: AFP

Etcheverry dio todo en un primer set muy reñido. Foto: AFP
Tenía dos saques el argentino para cerrar el parcial. Sin embargo, el de Belgrado presionó y encontró su premio para ponerse 5-5. Y volvió a presionar con ola devolución para llegar a su tercer set point. Esta vez, no falló. La bola le quedó en la red al argentino y Djokovic, lo cerró por 7-5 y con el 7-6 quedó set arriba. 

Ya en el segundo capítulo, Etcheverry comenzó con su servicio. Y el serbio, a pesar de que gesticula y se muestra molesto, puso el pie en el acelerador y logró un rápido quiebre. Y ese quiebre fue rápidamente ratificado por Djokovic, quien volvió a apretar las clavijas a pesar de la resistencia del argentino, quien corrió todas y falló por nada un par de pelotas.

Afortunadamente, Tommy pudo frenar el vendaval y apoyados un par de buenos servicios, logró salir de cero y quedar 2-1. 

La previa

«Jugar con Djokovic es un sueño hecho realidad. Era algo que siempre quise… tenía muchas ganas de poder jugar contra él alguna vez. Desde muy chico que lo sigo. Nací y crecí viéndolo jugar y ganar. Desde que yo agarré una raqueta por primera vez, él ya estaba arriba», comentó entre risas en charla con ATP.com.

«Cuando salga a la cancha estaré en frente a uno de los mejores de la historia… pero voy a salir a dar lo mejor, trataré de no respetarlo y animarme a ir por todo. Y salir a ganarle. Me agarra en un muy buen momento tenístico, el mejor de mi carrera, así que eso lo hace aún más especial y es algo positivo. Lo voy a disfrutar un montón y tratar de enfocarme en mí», agregó.

El festejo de Etcheverry tras conseguir su primer punto ATP, en octubre de 2016. Foto Twitter

El festejo de Etcheverry tras conseguir su primer punto ATP, en octubre de 2016. Foto Twitter
Djokovic no es solo un ídolo para Etcheverry. Es la vara con la que el platense viene midiendo su evolución desde hace años. Es que cuando él consiguió su primer punto ATP, a los 17 años y al superar en la primera ronda del ITF de Salinas al peruano Andre Ku Meza en octubre de 2016, el serbio ya era número uno.

Tommy, quien había arrancado en la qualy del certamen y se despidió en la segunda ronda, festejó esa victoria de un modo especial. En un papel escribió «Novak Djokovic 12.900 puntos; Tomás Etcheverry 1 punto. Faltan 12.899» y se sacó una foto, que un tiempo después apareció en las redes sociales.

«A mi entrenador de ese momento, Luciano Cabeiro, se le ocurrió hacerlo… para motivarme. Fue algo original. Nos reímos mucho», recordó el argentino. «Cuando entré al Top 100 lo volví a hacer, valía la pena».

Esa segunda postal llegó en abril del año pasado. Tras jugar la final del Challenger de Mexico City, que perdió ante el suizo Marc Andrea Huesler, Etcheverry saltó del 106° al 95° escalón y se metió por primera vez entre los mejores cien de la clasificación. Y salió la misma celebración: «Novak Djokovic 8.420, Tomás Etcheverry 714. Faltan 7.760». «Cada vez estoy más cerca, Nole», escribió en Instagram junto a la foto y a un emoji de una carita riéndose.

Las curiosas celebraciones del platense llegaron hasta Djokovic, que este jueves, en una charla con la prensa en Roma, contó, entre risas: «Vi sus publicaciones disminuyendo la diferencia de puntos entre nosotros. Tiene la chance de reducir la diferencia mañana».

«Es una linda historia. No tuve la chance de hablar con él o de verlo jugar mucho. Es un jugador joven, nuevo en el circuito. Pero parece un chico muy agradable. Argentino, y Argentina tiene una gran tradición de tenis desde hace muchos años. Le deseo todo lo mejor excepto mañana por la noche», agregó, divertido, el número uno.

El duelo será, claro está, el primero entre ambos. Aunque el primer encuentro. El año pasado, se cruzaron en Roland Garros y el argentino se animó a pedirle una foto a Nole, que compartió en Instagram.

Etcheverry viene de derrotar por 7-6 (9-7) y 6-3 al francés Luca Van Assche, 85° de la clasificación, en el que fue su debut absoluto en el certamen que se juega en el Foro Itálico y que es la última parada importante previa a Roland Garros.

El platense, que este año alcanzó sus primeras finales ATP en las canchas lentas de Santiago de Chile y Houston, irá por el batacazo ante Djokovic para meterse por primera vez en la tercera ronda de un Masters 1000. En sus tres participaciones anteriores en este nivel, todas en esta temporada, suma una caída en la primera ronda (Indian Wells) y dos en la segunda (Miami y Madrid).

Djokovic, máximo favorito y libre en la primera ronda, buscará dar el primer paso para revalidar el título y llegar de la mejor manera al Grand Slam francés. El serbio se perdió la semana pasada el Masters 1000 de Madrid por una molestia en el codo derecho, pero llegó a la capital italiana totalmente recuperado y se mostró entrenando en muy buena forma los últimos días.

Este será un torneo especial para Nole, que ya sabe que perderá el primer lugar del ranking el próximo lunes en manos de Carlos Alcaraz.

Él tiene que defender 1.000 puntos y en el mejor de los casos mantendrá los 6.775 que ostenta hoy. Y el español, que no pone nada en juego y con el título que consiguió el domingo en la Caja Mágica quedó a cinco de la punta, lo superará solo con saltar a la cancha y recolectar los 10 que entrega el certamen a quienes juegan la ronda inicial.

Etcheverry y Djokovic en Roland Garros 2022. Foto Instagram @tomasetcheverry123

Etcheverry y Djokovic en Roland Garros 2022. Foto Instagram @tomasetcheverry123
Etcheverry no será el único argentino en cancha este viernes. En primer turno debutará Francisco Cerúndolo, 24° preclasificado. El porteño arrancá su camino en el torneo -desde las 6 de nuestro país- ante el chino Yibing Wu, 57°, quien venció en la instancia inicial por 3-6, 6-3 y 6-3 ante el francés Richard Gasquet, 44°.

A continuación de ese partido, Sebastián Báez, 40° del ranking, se medirá con el ruso Alexander Shevchenko, 93°. El bonaerense viene de superar por 7-5 y 6-3 al peruano Juan Pablo Varillas, 97°. Y su rival jugará su primer partido en main draw del certamen, ya que había perdido en la última ronda de la qualy, pero se metió en el cuadro a último momento por la baja por lesión del neerlandés Tallon Griekspoor.

ÚLTIMAS PUBLICACIONES
Relacionadas