3.2 C
Rawson
martes, 25 junio, 2024

El abrazo de un abuelo y su nieto, la conmovedora imagen del triunfo de Independiente que es de todo el fútbol argentino

Este sábado, mientras en París silbaban a Messi, el fútbol argentino regaló una de esas imágenes que lo hacen distinto a cualquier otro en el planeta. Se dio en Independiente ante Tigre pero pudo pasar en cualquier estadio, de cualquier división o liga: un abuelo celebró el gol agónico de su equipo abrazando a su nieto, entre lágrimas.

La secuencia emociona más allá de que todavía no se conocen los nombres de los protagonistas de esta historia, algo que seguramente se sabrá con el correr de las horas gracias al poder de las redes sociales. Y a decir verdad tampoco está chequeado el parentezco entre ellos, cosa que se dio por sentada en la transmisión de TV. Pero esa emoción que sintieron ellos va más allá de su identidad, y también trasciende el color de la camiseta. Su gesto tan sentido se suma a otros que hacen que el país campeón del mundo saque chapa de vivir al fútbol como en ningún otro lado.

En Francia, el PSG de los millones y millones de dólares silbaba a Messi, porque el sentimiento y el dinero corren por calles diferentes. Si lo sabrá Independiente, que está acechado por las deudas y tuvo que recurrir a una colecta para salvar al club. Ese abrazo del abuelo y su nieto lo resume a la perfección.

Independiente se llevó un triunfazo

Independiente le ganó a Tigre por 2-1 como local, con un gol agónico del uruguayo Martín Cauteruccio que estuvo en suspenso por revisión del VAR y finalmente provocó un fuerte desahogo del estadio Libertadores de América-Ricardo Enrique Bochini en la continuidad de la 16ta. fecha de la Liga Profesional.

Nicolás Vallejo (5m.PT) puso en ventaja al local y Mateo Retegui (31m. PT), uno de los máximos anotadores del torneo con 10, empató transitoriamente para la visita. Con este resultado, Independiente sumó 17 puntos y Tigre quedó con 21 unidades.

El «Rojo» hizo todo el desgaste, aún cuando las cosas no le salieron, y se llevó un merecido triunfo con gran caudal ofensivo.

A contramano con lo que le sucedía antes del arribo de Ricardo Zielinski como entrenador, necesitó sólo una llegada para ponerse al frente después de un remate potente de zurda de Vallejo, imposible para Gonzalo Marinelli.

El fútbol argentino en su máxima expresión. Foto: Captura TV.

El fútbol argentino en su máxima expresión. Foto: Captura TV.
Tigre no se despegó de su libreto de la tenencia de la pelota -demasiado pasiva por momentos- pero careció de la profundidad de la pasada temporada y sobre todo del quiebre en el mano a mano por parte de Facundo Colidio en el primer cuarto de hora.

Zielinski le ordenó a sus jugadores que tapen los receptores en la primera línea y eso obligó a que la visita siempre reciba de espalda e incómoda para armar su juego. Es por eso que con el correr de los minutos justificó la victoria parcial.

Pero como el fútbol no conoce de lógica y mucho menos de argumentos sólidos sucedió que Tigre se encontró con un penal por mano de Sergio Barreto y su goleador Mateo Retegui, sin ponerse nervioso, puso el 1 a 1.

Tigre e Independiente se repartieron el protagonismo en los minutos posteriores, ya que cuando el «Matador» encontró a Lucas Menossi como cerebro armador gozó de buenos pasajes y lo mismo pasó cuando el «Rojo» puso en uno contra uno a sus extremos. El empate en el descanso se observó por los caprichos del deporte, ya que el local hizo mérito suficiente para irse arriba.

Independiente le ganó a Tigre sobre el final y Avellaneda fue una fiesta. Foto: Juano Tesone.

Independiente le ganó a Tigre sobre el final y Avellaneda fue una fiesta. Foto: Juano Tesone.
El complemento presentó otro escenario, a pesar que se movieron poco las fichas, las piernas no respondieron como antes y la intensidad del partido disminuyó alevosamente. Es por eso que la emoción fue marcadamente menor en los dos extremos de la cancha.

Tigre se paró de contraataque y le cedió campo a Independiente, que no se mostró demasiado lúcido para resolver la doble línea de cuatro visitante y ni siquiera pateó al arco en 30 minutos.

Las dos más clara las tuvo Lucas Menossi, de tiro libre, y también con un remate de media distancia, pero se topó con Rey en ambas.

Sin embargo, Independiente se despertó en el momento final: un gol anulado correctamente por un leve offside de Martín Cauteruccio, una pelota salvada en la línea por Víctor Aguilera y un cierre justo de Víctor Cabrera cuando Juan Cazares tenía el 2 a 1.

Y cuando todo parecía irse en un empate, el goleador uruguayo dijo presente y llevó al delirio a todo el público presente en el Libertadores de América. Eso sí, los hinchas debieron bajar la euforia porque el VAR revisó la posición durante dos minutos antes de dar el visto bueno.

Cauteruccio lo sufrió hasta el final

El delantero uruguayo de Independiente, Martín Cauteruccio, reconoció que sintió mucha «incertidumbre» durante la revisión de su gol por parte del VAR en el minuto final de lo que representó la victoria agónica sobre Tigre por 2-1, de local.

«Sentí mucha incertidumbre cuando revisaron la jugada pero lo importante es que hicimos un buen partido. Sabíamos que teníamos que ganar y ser fuertes de local», comentó el atacante.

Cauteruccio gritó su gol dos veces, cuando lo metió y luego tras la confirmación del VAR. Foto: Juano Tesone.

Cauteruccio gritó su gol dos veces, cuando lo metió y luego tras la confirmación del VAR. Foto: Juano Tesone.
«Es una felicidad enorme porque hicimos un gran partido. Cerramos con mi gol sobre el final. Fue un broche de oro», valoró.

Cauteruccio, quien lleva 9 tantos en el torneo de la Liga Profesional (LPF), sostuvo que el equipo va ganando en «experiencia» y alentó a que todos sigan «unidos» porque así se sacó adelante un partido contra «un enorme rival».

Con información de Agencias

ÚLTIMAS PUBLICACIONES
Relacionadas